miércoles, mayo 03, 2006

Oficina para la causa de los Santos

Hace poco me cambié de casa. Como es lógico, hice cambiar la dirección de mi correspondencia pero, tal vez por falta de costumbre del cartero a mi nombre, algunas veces los coloca en el “limbo de los desconocidos”; esto es, en la parte de arriba de los buzones. Allí encuentras sobres para destinatarios que viven en otras calles, o de personas que posiblemente no residan allí.

Fue en uno de esos días cuando me topé con el sobre más curioso que he visto. No recuerdo el nombre del destinatario –era un hombre, eso sí- y venía de la Oficina para la Causa de Todos los Santos.

Recuerdo que el asunto me sorprendió. Inevitablemente pensé que vivía en el mismo lugar donde vivió el padre de “La Santa”, protagonista de un cuento del Gabo, a quien por fin (al mejor JOLIGUD style), le llegaba la bendita carta, aunque ya su destinatario hubiese muerto y La Santa siguiera en el estuche donde la transportó hasta el fin de sus días hasta que un nuevo inquilino la descubriera.

Pensé también que era posible que estuviera pisando los mismos viejos escalones de madera que un santo contemporáneo. Tal vez eso, resulta cuando menos curioso. Finalmente, dejé de pensar en el asunto.

Unos días después, me fijé por curiosidad para ver si seguía allí. En su lugar estaba un sobre de un banco y el resto de la pared. Me pregunto qué milagro se la habrá llevado.

13 comentarios:

Alfonso Ortega dijo...

Hija mía, Los caminos del señor son inexcrutables y hay quien cree que cualquier sistema es bueno para difundir "el mensaje".

Pero coño, en pleno S XXI, le huebieran podido mandar un email

henmy dijo...

Pilar y el resto de los amigos. cuando quieran les presento al embajador intergaláctico...

Malula Concejal dijo...

En realidad no sé de qué embajador intergaláctico habla mi querida Henmy o por qué el amigo Alfonso desdeña el correo normal que tan romántico es...

Ya recuerdo yo cuando mi Eustoquio me enviaba esas cartas perfumadas desde Barinas, donde hacía el servicio militar.

Lo cierto es que en esa oficina de santos parecen estar muy preocupados por el qué dirán y no por realidades. Quién es quién para decir que una es santa o no?

FEDERICO dijo...

HENMY LOS QUE QUIEREN CONOCER AL EMBAJADOR INTERGALACTICO SON PETETE Y EL COMECOÑOS, A MENOS QUE HAYAS DECIDIDO HACERLO PUBLICO Y NOTORIO SEGUN LA TRADICION HUSTLERIANA, SI ES ASI RECUERDA MI COMISION DEL 30%...

AndreS dijo...

Henmy, presenta a tu amigo intergalactico en tu Blog, y que te ayude petete y come coño si es que ya te comió el coño porque tiene tiempo que no aparece.

AndreS dijo...

a malula concejal:
tiene tiempo para hacer comentarios, pero su Blog todavia esta con el articulo del Darwing ese de los tatuajes..
aunque sea eche un cuento de eustoquio echandole un polvito perfumado

FEDERICO dijo...

OFREZCO UN SIX PACK DE QUESITOS AMERICANOS AL QUE AVERIGUE LA VERDADERA IDENTIDAD DE MALULA...

INTERESADOS COMUNICARSE CON AL CAPONE

ABSTENERSE INTERMEDIARIOS

AndreS dijo...

yo prefiero qu elos ofrescas a la identidad del comecoños y petete..

el comecoños dijo...

Que sí me he comido el coño de Henmy! Eso no lo dudéis!

El CC

Malula Concejal dijo...

Andrés,

Muchas gracias por tu interés en mi blog.

Sucede que he estado de gira y por eso no he podido actualizarlo, pero te lo debo.

Petete dijo...

El único que se ha comido el coño de Henmy soy yo, espero que te quede bien claro come co... mejor dicho: come mierda!

petete dijo...

pilar, a vos como que te llamaron de la oficina de todos los santos.. donde andais metida? ni una disculpa bloguera ah?

el comecoños dijo...

y ni siquiera esta henmy para volver a comerme su coño...
el cc.